Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 165 RDS

Vivir con Sienna (6)

Bluebell revisó los presentes que llegaron como obsequios de boda. Ha pasado más de un mes desde la boda, todavía no podía terminar de revisarlos todos. Incluso ahora, las cosas entraban constantemente en el Castillo con el pretexto de los regalos de boda.

Cualesquiera que sean las intenciones de los remitentes, ella nunca se cansó de abrir cajas de regalo todos los días.

“¡Vaya, esto es un zafiro persa! ¿Qué piensas? ¿Me queda bien?”

“Sí, pero siento que la luz se desvanece frente a tu belleza”.

“Ay, niñera. Lo estás haciendo de nuevo”.

Torció su cuerpo, fingiendo estar avergonzada por las palabras de su niñera, pero sus mejillas se sonrojaron.

“Basta de joyas, ¿Hay vestidos nuevos?”

Tan pronto como sus doncellas la escucharon, se apresuraron a desdoblar la caja de regalo que contenía el vestido. Como si fuera un hecho frecuente, las doncellas se pararon frente a ella cada una con un par de vestidos. Bluebell aplaudió ante la vista.

“Oh, me alegro de haberme convertido en Emperatriz. Nunca soñé con hacer esto en nuestro Castillo”.

Era cierto que Bluebell, hija de un Conde, tenía una vida acomodada en comparación con los demás. Pero nunca fue rival para el tesoro imperial.

Aunque era la única hija de un Conde rico, no podía comprar docenas de vestidos para fiestas que costaran un carro por un par. Sin embargo, después de la ceremonia nupcial y de la ascensión al trono de la Emperatriz, todos los días llegaban muchos regalos que ni siquiera podían abrirse. Se podrían haber construido algunos Castillos simplemente guardando los regalos que le habían llegado ahora.

Después de la boda, tuvo cientos de veces al día ganas de huir mientras recibía educación en etiqueta, pero se sintió mucho más aliviada cuando extendió joyas y vestidos en su cama o en el piso todas las noches. Luego se alegró de haberse casado.

Además, la aburrida educación de etiqueta ya casi había terminado. Ella estaba luchando todos los días para elegir la ropa para su próximo banquete de debut. La niñera la miró con inquietud.

“¿Pero podemos simplemente aceptar todos estos regalos?”

Le preguntó con ansiedad. Bluebell gruñó con irritación ante sus palabras.

“Oh, ¿Qué tiene de malo recibir un regalo? No es como que aceptemos sobornos”.

“Pero…”

La niñera no tuvo más remedio que estar ansiosa. Bluebell dijo que eran regalos, pero se le ocurrió que la mayoría de las personas que enviaron el regalo no lo habrían dado sin una razón.

No conocía los detalles, pero algunos nombres le eran familiares. También se vieron los nombres de los aristócratas que acudían con frecuencia al Palacio Imperial, diciendo que querían hacerse cargo de los proyectos estatales, y los nombres de los aristócratas que dirigen la Asociación Empresarial. Aunque estaba claro lo que estaban haciendo, Bluebell dijo que no importa porque solo eran regalos.

“Todo está bien. Debe ser cierto cuando dicen que te preocupas demás cuando envejeces…”

Bluebell agarró la muñeca de la niñera y la sentó en la silla frente al espejo. Luego le puso un collar alrededor del cuello con una gema roja adornada con esplendor.

“Este color te queda bien, niñera. Te daré esto”.

“No, estoy bien.”

Se negó avergonzada. Bluebell respondió, haciendo pucheros con los labios.

“Sólo mantenlo. Mi niñera es una mujer y deberías tener al menos una gema como esta. Está bien porque ya tengo tantos”.

“Esta anciana no necesita joyas como esta”.

Cuando la niñera se negó, Bluebell le devolvió el abrazo y le dijo: “Tómalo aunque no lo necesites. Quiero que la niñera sea feliz sin preocuparse”.

“Mi felicidad es que la Emperatriz esté feliz. Esta anciana no tiene otra codicia”.

La madre de Bluebell era una mujer que pasaba más sus días acostada en su habitación porque estaba muy enferma. No asistió a la boda de Bluebell debido a su enfermedad. Ella no odiaba a su madre, pero era cierto que se inclinaba más por la niñera que la crio en vez de su frágil madre.

“Creo que la niñera parece más mi madre que mi verdadera madre”.

“Oh, no digas tal cosa”.

La niñera dijo: “Eso es algo que da miedo hablar”, temblando de miedo de ser golpeada por una tormenta de fuego de inmediato. Bluebell besó a la asustada niñera en la mejilla. Desde la infancia, se comportó de forma linda con la niñera.

“Oh, ¿Qué le pasa a esta dama adulta?”

“Jejeje.”

“Si la persona casada hace esto, otros estarán hablando mal”.

“¿A quién le importa? Por cierto, tienes más arrugas en la cara. Eso no es bueno.”

“Correcto. Así que no me hagas preocupar. Estoy envejeciendo y mi corazón se acelera ante la menor cosa”.

“¿Qué te preocupa? Soy la Emperatriz de este país. ¡Y mi esposo es el Emperador en la posición más alta del país! ¡Nada de que preocuparse!”

La niñera asintió a Bluebell con ojos llorosos. Una niña que recién estaba aprendiendo a caminar correctamente en su memoria se convirtió en adulta y luego se convirtió en la esposa del Emperador, el hombre número uno del país. Surgieron emociones complejas.

Entonces, una criada anunció la visita de un invitado.

“Su Majestad la Emperatriz ha visitado”.

“¿Querida Arya? ¿Que se supone que haga…?”

Bluebell miró la habitación de invitados con cara de perplejidad. Tanto el dormitorio como la habitación de invitados no tenían espacio para entrar por las cajas de regalo, vestidos y accesorios. Bluebell ni siquiera dejó que las sirvientas limpiaran las habitaciones con el deseo de llenar la habitación con regalos.

Era vergonzoso, pero no podía dejar sola a la Emperatriz.

“Primero que nada, déjala entrar…”

“Pídale que regrese…”

Bluebell y la niñera estaban en desacuerdo. Bluebell miró a la niñera. La niñera negó con la cabeza y dijo: “¿Qué tal si le dices a la Emperatriz que lo sientes y que no puedes asistir hoy, y que debería venir a visitarla la próxima vez?”

Bluebell pensó que debería hacer lo que le dijo la niñera, pero era demasiado tarde. La criada, que escuchó lo que ella dijo, rápidamente llevó a Arya a la habitación de invitados.

Arya miró alrededor de la habitación de invitados luciendo ofendida, luego hizo una leve sonrisa torcida.

Siempre que la niñera veía una sonrisa así, sentía escalofríos. Arya no era realmente mala con su maestra, pero la niñera no sentía que fuera una persona útil para Bluebell. Pero no se podía explicar lógicamente porque era algo así como un instinto que le llegaba a alguien que vivió mucho tiempo.

“¡Querida Arya!”

Lo único que pudo hacer la niñera fue poner una cara de ansiedad mirando a Bluebell que estaba saludando a Arya como una amiga cercana.

Arya la saludó y dijo, mirando alrededor de la habitación.

“Asombroso. Tienes muchos presentes”.

“Me sorprendió ver que llegaban tantos regalos. Ni siquiera he desempacado todos los regalos, pero al día siguiente, se amontonan como montañas”.

Bluebell se encogió de hombros y continuó.

“Así que no tuve tiempo de limpiar. Está desordenado, ¿verdad?”

“… Está bien. Es una prueba de que mucha gente piensa que la Emperatriz Bluebell es la verdadera Emperatriz. Felicidades.”

Arya enfatizó la palabra ‘verdadera Emperatriz’. La niñera sintió algo en su tono. Pero Bluebell pensó que era solo un cumplido y le gustó con una sonrisa brillante.

“Me alegro que lo hayas dicho”.

“Por cierto, he estado tratando de decirte algo… Aunque me temo que sería difícil de decirlo aquí”.

Miró a través de la habitación de invitados y dijo. No había área de piso, sofá o lugar donde no se amontonaran cosas. Las sirvientas caminaban con cuidado para no pisar las cosas, pero era demasiado pararse allí y hablar entre ellas.

Los dos se trasladaron al jardín. Este año, los rayos del sol todavía estaban calientes y era ruidoso con el sonido de los insectos de la hierba, incluso con el otoño a la vuelta de la esquina.

“Escuché que las clases de etiqueta casi terminan”.

“Sí, ahora todo lo que tengo que hacer es bailar en el salón de baile. Fue difícil memorizar varias leyes y cumpleaños de Emperadores anteriores. Pero confío en el baile social. Probablemente termine la semana que viene”.

“Felicidades. Entonces tendré que darme prisa y prepararme para la fiesta de debut”.

“Sí, estoy deseando que llegue. Hoy volvía a elegir un vestido para la fiesta. ¡Oh! Debería haberle preguntado a la Emperatriz Arya. Estoy realmente preocupada por qué ponerme. Las sirvientas dicen que todos son bonitos. La Emperatriz Arya tiene buen ojo, así que puedo confiar en que elegirás un vestido realmente bonito para mí”.

“Es un honor que digas eso. Pero tampoco creo que pueda elegir fácilmente. La Emperatriz Bluebell es tan hermosa que se verá bien con cualquier vestido”.

Bluebell se sonrojó ante el elogio y no pudo levantar la cabeza.

“No sé qué hacer cuando la hermosa Arya me dice que soy hermosa”.

“Soy una flor marchita ahora. Me siento mal al lado de la Emperatriz Bluebell de flores brillantes”.

Ante las palabras de Arya, ella levantó la cabeza, hizo un gesto con la mano y dijo: “No”.

“¡Qué hermosa eres, Arya!”

Como dijo Bluebell, ella era una belleza que abrumaba a su edad. Incluso cuando era joven, su belleza era conocida en todo el Imperio, pero a medida que crecía, se volvía más fascinante.

Ahora tenía una atmósfera que iba más allá de las expresiones bonitas y hermosas. Debido a esto, nadie podía adivinar fácilmente su edad. Bluebell estaba admirando a Arya por dentro.

“Gracias por decir eso.”

“No son palabras vacías, pero Arya es tan hermosa. ¡Suficiente para que una mujer se enamore! “

Ante los francos elogios de Bluebell, Arya sonrió con gentileza como si estuviera de buen humor. La atmósfera de conversación entre las dos se volvió más suave a medida que elogiaban las miradas de la otra. Una brisa fresca sopló a través del sol ardiente.

“¿Pero te estás preparando para el banquete de debut, Emperatriz Bluebell?”

Bluebell inclinó la cabeza ante la pregunta de Arya. El banquete de debut solía llevarlo a cabo la Emperatriz en el puesto de Arya. Pero no podía entender por qué le preguntaba sobre la preparación de la fiesta.

— — —- — —

Jajajaj que horror como ambas se inflan de elogios (¬_¬”)

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: