Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 104 RDS

Tromil (1)

Arya no se dio cuenta del desliz de lengua que acababa de cometer. Era natural que Valore siguiera solo sus palabras. Era bastante extraño y patético que no la escuchara desde hace algún tiempo.

Valore le habló a Arya en voz baja, al contrario de lo que acababa de plantear.

“¿No escucho a mi Reina?”

“¡No hacías eso antes, pero ahora me respondes con regularidad, me refutas, alzas la voz como estás haciéndolo ahora!”

“¡Decir tal cosa! Mi Reina no estaba realmente enojada con Sienna, ¡Sino que tú estabas enojada conmigo! ¡Porque no actué como esperabas mientras querías que fuera un Emperador como una muñeca de papel que pudieras controlar fácilmente!”

“¡¿Cómo puedes decir eso?! ¿Cómo puedes herir así el corazón de tu madre? ¿Quieres decir que realmente no sabes a qué me refiero? Estoy terriblemente ansiosa de que el Emperador se equivoque en su camino…”

Si alguien la veía ahora, todos pensarían que Valore le fue infiel. Su actuación fue excelente. Arya tenía una cara triste, agarrándose el pecho tembloroso.

El problema era que la persona ante la que actuaba era su hijo. Él conocía a su madre mejor que nadie. Ella no tenía amor maternal. Valore sabía muy bien que Arya lo veía solo como una herramienta para ganar poder.

“No mientas. Todavía recuerdo claramente lo que dijiste: si no puedes ser un Emperador, ¡no puedes ser mi hijo! Yo también quería preguntarte a ti. ¿Qué soy yo para ti? ¿Soy siquiera tu hijo? Si no me hubiera convertido en Emperador y no hubiera sido digno de ser utilizado, ¿me habrías reconocido como hijo?”

Las lágrimas cayeron sobre las mejillas de Valore. Arya lo miró con una cara muy fría. En cambio, su expresión estaba hablando por ella, que él era solo su hijo por ser el Emperador.

Valore se frotó la cara con brusquedad con la punta de la manga, secándose las lágrimas y llamando a sus caballeros al orden.

“A partir de hoy, que la Emperatriz esté encerrada en su Palacio durante una semana. ¡No la dejes salir durante una semana ni dejes entrar a nadie!”

“¿Qué? ¡Valore! ¡Cómo te atreves a hacerme esto!”

Arya se enfureció por la orden de Valore. Incluso si era su madre, hablar informalmente con el Emperador demostró que había perdido la razón.

“Te estoy castigando por no mantener la dignidad como la mayor de la Familia Imperial y actuar con violencia frente al Emperador”.

Mientras Valore les hacía un gesto con los ojos, sus caballeros se acercaron a Arya. Rechazando la mano del caballero que la agarraba del brazo, dijo: “Caminaré sobre mis pies, ¡así que quítame estas manos sucias de encima!”

Arya miró a Valore con expresión rencorosa.

“Su Majestad, seguramente se arrepentirá de su decisión de hoy”.

“Sí, estoy seguro de que lo lamentaré. Hoy y mañana. Nunca he tenido un día sin arrepentirme desde que me convertí en Emperador”.

Cuando Arya salió, Valore tropezó con una cara débil. Sienna se acercó a él y lo ayudó a no caer al suelo.

“¿Estás bien?”

“Solo estoy… un poco mareado”.

Era Sienna, cuyas mejillas estaban hinchadas por la bofetada de Arya, pero la tez de Valore era peor que la de ella. Sus manos estaban tan frías como un cadáver y sus labios se volvieron azules.

 * * *

Clap, clap, clap

Milton Taylor, Jefe de los Caballeros del Fénix, conducía un caballo cerca del carruaje en el que viajaba Sienna.

Los esfuerzos de Jamie habían transformado a los Caballeros Fénix en una forma diferente. Algunas personas renunciaron en medio del difícil proceso. Tenían menos mano de obra en comparación con otros caballeros, pero después de superar un duro entrenamiento, no era una exageración llamarlos los mejores caballeros de la Familia Imperial.

Milton, que ahora lidera a los Caballeros, era inusual en particular, ya que era popular no solo entre los Caballeros del Fénix sino también entre Jamie y Sienna.

“Su Alteza Real estamos ahora cerca de Tromil”.

“¿Tromil?”

Sienna asintió ante la conocida palabra. Cuando Milton se apartó, Sienna agarró la cortina del vagón y lo llamó de nuevo.

“Entonces, ¿Cuánto tiempo tenemos antes de llegar a Tromil?”

“Falta menos de medio día. Si te resulta difícil viajar en carruaje, ¿podemos descansar?”

“No, será mejor que lleguemos antes de que se ponga el sol. Sigamos.”

Descorrió las cortinas y cerró los ojos.

Ese día, Arya regresó, rechinando los dientes, y finalmente decidió instar a los nobles a que enviaran a Sienna a donde estaba Carl en el apogeo de la guerra. La excusa fue realmente buena. La razón era que la Princesa debería visitar a Carl, quien ha estado en guerra durante casi medio año.

Aunque el Emperador Valore se opuso a la idea, diciendo: “¿Está bien empujar a la Princesa a un campo de batalla peligroso?” No había nadie de su lado en la sala de conferencias. Finalmente, Sienna se fue al campo de batalla.

El lugar al que se dirigía no estaba cerca de la capital, por lo que estuvo atrapada en un carruaje durante quince días. El interior del carruaje estaba lleno de cojines rojos, pero no pudo absorber todas las vibraciones que resonaban en el suelo. Se estaba cansando del mareo por todo el movimiento.

“¿No tienes que comer algo? No te sentirás bien si no comes…”

Junto a ella, Hain se preocupaba por su salud.

Por lo general, cuando una persona de la Familia Real se muda lejos, lidera una gran cantidad de sirvientas, sirvientes y caballeros. Naturalmente, el grupo de Sienna también intentó trasladar a un gran número de caballeros, sirvientas y cocineros Fénix, pero fracasó debido a la oposición de Jamie.

Señaló los problemas a medida que más personas dificultan la búsqueda de un lugar para quedarse, movimientos lentos y más equipaje para llevar. Hizo el reclamo debido a su personalidad, que se adapta a los militares, luchó por la practicidad en lugar del honor de los aristócratas.

Naturalmente, Hain, la doncella en Jefe que ayudaba a Sienna, saltó ante la idea. ¿Cómo puede una Princesa moverse con tan poca gente?

Pero Sienna, como dijo Jamie, decidió mudarse con el mínimo de personas. Hain expresó que ella debería pensar en su dignidad, pero no pudo romper la terquedad de los hermanos. De hecho, Hain pudo seguir a su amada Maestra solo porque rogó que la llevaran.

Hain tampoco estaba contenta con el empaque de Sienna porque no se le permitiría llevar muchos vestidos y accesorios. Tanto Sienna como Hain vestían ropa de hombre cuando Jamie se opuso a sus disfraces, diciendo que no solo iban de viaje, sino que iban al campo de batalla.

A diferencia de Hain, a Sienna le gustó bastante porque los pantalones eran más fáciles de trabajar que un vestido esponjoso.

Su atuendo era un traje de equitación que usaban los caballeros, con chaqueta negra y pantalón ancho en muslos y pantorrilla estrecha, lo que facilitaba el uso de botas que llegaban hasta las rodillas. Hain, que se quejaba de cómo una mujer usaba pantalones, dejó de quejarse cuando en realidad al usarlos empozó a sentirse cómoda con ellos.

Mientras Sienna se estiraba débilmente, Hain mojó la toalla y se secó la cara y el dorso de la mano. Sienna se sintió mucho mejor cuando el frío tocó su piel.

“¿Por qué dijiste que sí a irte cuando te ibas a enfermar tanto?”

“Bueno, ¿Qué podíamos hacer? No fue mi elección”.

“Sí lo es. Son tan despiadados. ¿Cómo pueden pensar en enviar a su Alteza Real a la guerra? Por cierto, ¿no sería realmente peligroso ir allí? Dicen que cuando vas a la guerra, los arcos caen como lluvia y los enemigos malignos corren como una manada de lobos enloquecidos”.

Hain, que estaba fingiendo estar bien todo el tiempo, agitó las yemas de los dedos como si tuviera miedo de tener que ir al campo de batalla.

“Está bien. No vamos a ir a la mitad del campo de batalla. Tromil pertenece a Leipsden. Ahora que lo pienso, Tromil es también la ciudad natal de Shaylin”.

“¿Shaylin?”

“Si. Dijo que había un lago realmente grande en su ciudad natal. Escuché que hay un lago realmente genial en la dirección del atardecer desde Tromil. Quiero ir una vez”.

“¡No pienses en ir sola! Es peligroso.”

“Por supuesto. ¿Cómo podría ir sola? Ni siquiera sé montar a caballo”.

“Es verdad. De todos modos, no importa lo cerca que esté la ciudad natal de Shaylin de la zona de guerra, debes llevarme contigo siempre que vayas a algún lugar”.

“Bueno, bueno. Me quedaré a tu lado, Hain”.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: