Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 23 RDS

Un nuevo comienzo (16)

Había decidido vengarse de Arya, y lo más importante para que eso se hiciera realidad no era acumular poder o recopilar información. La clave fue renunciar a Carl.

Pero verlo de nuevo tan débil le sacudió la mente. Se preguntó si debería permanecer a su lado una vez más para protegerlo.

Sienna negó con la cabeza. Fue debido a ese tipo de pensamientos que Arya pudo aprovecharse de ella tan fácilmente. Había sido muy sencillo utilizarla ahondando en su admiración por Carl.

Por supuesto, se preguntó qué poder tendría por sí misma, una niña que solo tendría el título de Emperatriz, pero ningún poder político para respaldarla. Pero si Carl hubiera tenido un poco menos de qué preocuparse, Arya no habría podido llevar a cabo su plan. Incluso sus recientes especulaciones sobre los Bluebell lo habían vuelto vulnerable.

Apartó los ojos del rostro de él y suspiró profundamente, mirando al techo.

“A este paso, parece que la mansión de la tía Kelly se convertirá en un hospital”.

Ella acababa de inventar esa broma para sacar a Carl de su mente, pero sus palabras terminaron por hacerla sentir más deprimida.

Roy, como de costumbre, no se podía despertar y seguía durmiendo. Como ya habían pasado diez días, empezó a preocuparse de que pudiera haber algo mal con él. Sienna a veces pasaba por la habitación de Roy y le ponía los dedos debajo de la nariz para confirmar que todavía respiraba. Incluso si le había salvado la vida a Kelly, la dueña de la mansión, y aunque estaba siendo atendido, ¿de qué serviría todo eso si no iba a despertar?

“Incluso las preocupaciones que tengo sobre el sacerdote Roy son suficientes para hacerme sentir que me estoy muriendo aquí”.

Miró a Carl acostado pacíficamente. Estaba durmiendo con una expresión relajada en su rostro. Su corazón dolió de repente por él. El hombre pacífico se había visto tan angustiado antes. Entonces, usó su dedo para presionar firmemente contra su antebrazo rígido.

Las arrugas de la frente de Carl se estrecharon y, sorprendida, Sienna escondió su mano.

“Ugh.”

Abrió los ojos con un leve gemido. Parecía estar nerviosa y exaltada, y luchó por mantener su rostro tranquilo. Cuando él, que había abierto los ojos por completo, trató de levantarse con dificultad, Sienna lo detuvo.

“La herida aún no ha sanado, por lo que es demasiado pronto para moverse”.

Le dio una cucharada del agua de hierbas que había preparado previamente, pero él se levantó y tomó el vaso de agua de la mano de Sienna, como disgustado por ser tratado como un paciente, y lo bebió de un trago.

“¿Eres tú quien me salvó la vida?”

La miró con sospecha, tratando de entender por qué ella lo habría salvado.

“Si quieres agradecer a alguien, da las gracias a Kevin y Robin. No a mí.”

“¿Kevin y Robin?”

Le dijo que Kevin fue quien lo encontró, y Robin fue quien lo cargó cuando estaba herido. Carl asintió con la cabeza y dijo que les devolvería su ayuda. Luego, la miró a la cara y dijo: “Creo que te he visto en alguna parte”.

Echó un buen vistazo a la cara de Sienna y de repente chasqueó los dedos cuando se le ocurrió, exclamando: “¡Eres esa persona de la tienda de mir en escabeche!”

La verdad es que la había recordado de inmediato, en cuanto abrió los ojos y vio su rostro.

Recordó que ella no estaba segura de la eficacia de las hierbas en sus manos cuando sostenía un par de tijeras. Mientras sostenía la hierba medicinal sobre su estómago, le había dicho, en ese momento, que la única persona en la que podía confiar era ella y que no tenía más remedio que hacerlo. No podía olvidar fácilmente su cabello rojo brillante.

Sin embargo, acababa de fingir reconocerla después de despertarse. Seguía preguntándose por qué ella lo había mirado de esa manera ese día, por lo que no quería decirle cuántas veces al día había estado pensando en ella.

Sienna se levantó de su asiento y lo saludó formalmente.

“Me gustaría presentarme a usted formalmente. Soy Sienna, la única hija de la familia Waters”.

“Sabías mi nombre ese día. Entonces, realmente eras de la nobleza”.

Luego, trató de levantarse de la cama, pero Sienna lo detuvo.

“Tu cuerpo aún no se ha recuperado por completo. Pensé que solo tenías cortes, pero estabas expuesto a veneno. Eso es lo que te ha mantenido dormido durante los últimos tres días”.

Carl frunció el ceño ante sus palabras. Incluso si hubiera tenido pérdida de sangre, había sido extraño para él haber perdido el conocimiento tan rápido.

“No te di la medicina equivocada, así que no tienes que poner esa cara. Incluso fui elogiada por el mejor médico de la ciudad por el uso adecuado del flopple. El médico dijo que a veces hay casos de asesinos que usan cuchillos cubiertos de veneno. Dijo que los venenos extremos que matan a los objetivos tan pronto como los cuchillos los tocan son difíciles de manejar y costosos, por lo que la mayoría usa drogas que hacen que sus víctimas pierdan el conocimiento rápidamente”.

Carl no había fruncido el ceño como un insulto hacia ella, sino porque había estado inconsciente durante tres días, y Azrael y el Conde Peer habrían estado preocupados por él. Pero la extravagante respuesta lo hizo reír. Quería hablar más con ella, pero tenía que volver con Azrael, quien definitivamente estaba preocupado.

“¿Donde esta mi ropa?”

“Ah, la ropa… estaba cubierta de sangre…”

“Ah… Me mutilaste la ropa con las tijeras. En medio de todo ese caos, pude verte rasgando y cortando mi ropa pieza por pieza”.

Sienna se enojó con sus palabras. Sintió pena por sí misma por haber permanecido ansiosa y preocupada hasta que él se despertó.

‘¿Qué esperaba? Siempre ha sido este tipo de persona. No, tal vez él sea así solo conmigo… ‘

En el pasado, había pensado que él la odiaba porque se había visto obligado a casarse con ella debido a ella y Arya. Cuando Carl se despertó, ella se había preguntado si existía la más mínima posibilidad de que pudiera entregar un poco de su corazón a la persona que le salvó la vida.

Incluso después de hacer eso, todavía estaba preocupada. Le había preocupado que enfrentarse a él le abriera el corazón de nuevo y le hiciera vacilar de nuevo por él, o que volviera a ser codiciosa, pero esas cosas no eran más que un engaño patético. Nunca fue un hombre que se entregara.

“¿Por qué Sir Carl siempre es tan frío solo conmigo…”

Sienna, sin saberlo, dijo lo que pensaba. No terminó la frase, cerrando la boca a la mitad, pero ya era demasiado tarde.

“¿Siempre?”

“Lo siento. Fue un desliz de la lengua”.

“Eso es extraño. Pensé que nos conocimos en el mercado, pero tengo la impresión de que me conoces bien, o ¿por qué si no me llamarías ‘Carl’ como quieres y no ‘Príncipe heredero’?”

Ella sacudió su cabeza.

“No eso no es así. Para mí, Carl también es… No, la primera vez que nos vimos, Alteza, fue de hecho frente a esa tienda de mir en escabeche. Viví toda mi vida en Heidel. Está al final del norte. ¿Cómo pude haberte conocido? Llamé a Su Alteza de manera informal… porque ignoro los modales de la nobleza. Pido disculpas si fui ofensiva de alguna manera”.

Incluso con su explicación, él todavía tenía una mirada dudosa en su rostro.

“Hay tanto de sospechoso en esa declaración. Dijiste que no me conocías porque solo has vivido en el norte. Entonces, ¿cómo es que me reconociste en ese momento?”

“…”

Sienna no pudo encontrar una buena excusa, pero no pudo decir la verdad. Habiendo estado casada con él durante cinco años, no podía decir que era más conveniente llamarlo por su nombre que llamarlo Príncipe Heredero.

“… Fue solo una coincidencia.”

“…”

Como era de esperar, al ver su expresión, no parecía haberle creído.

“Me gustaría interrogarte más, pero no tengo tiempo, además de la audacia de culpar a la persona que me salvó la vida …”

Entonces se levantó de su asiento.

“¿Vas a partir? Tu cuerpo no podrá soportarlo todavía”.

“Tengo a alguien que se preocupa por mí, así que tendré que despedirme. Te pagaré la recompensa que te mereces por salvarme la vida pronto. ¿Tienes algo especial que quieras?”

— — — — — —

En ese momento Sienna respondió: te quiero a tí. A partir de ahora serás mío y nunca te dejaré ir xD (para más referencias les recomiendo que lean la novela de Stephen King Misery, Excelente libro)

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

AY NO :c Me rompe el corazón. Siena continúa amándolo, a pesar de todo. Sin embargo, tampoco se puede obligar a otra persona amarte solo porque uno se siente de esa manera…

Muchas gracias por el capítulo!

Responder

Se nota que lo ama aún, es natural, el amor no se acaba de la noche a la mañana, pero espero que no sea tan ingenua con él… espero pueda ser táctica con su futuro… Me gusta mucho la historia. Gracias

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: