Saltar al contenido
I'm Reading A Book

꧁☬ LMEEÚFPLV II☬꧂ Capítulo 17

Capítulo 17:

Los ojos azules temblaron, como si de una vela se tratase.

“Eso…”

“…”

“Eso… Eso es verdad… ¿Penélope?”

El duque no podía hablar, sus palabras salían con mucho cuidado y muy lentamente, como si le fuera muy difícil hablar.

“Yvonne. Estoy seguro, mataste a Yvonne en ese momento…”

“Sí, la maté.”

Respondí con calma mientras el rostro del duque se ponía blanco.

“En ese entonces, ¿recuerdas lo que dije?”

Abrí la boca a medias, mirando al confuso duque.

“¿Qué…?”

“La verdadera Yvonne moriría cuando Leila lo hiciera.”

“…”

“Padre, conocí a tu hija biológica.”

En el momento en que lo dije, el duque abrió los ojos y se endureció, conteniendo la respiración y, tras un rato, susurró en voz baja.

“Yvonne… ¿Yvonne sigue viva?”

Le salió una voz llena de esperanza, lo que me hizo bajar los ojos para evitar esa desesperada mirada, y pronto negué con la cabeza lentamente.

“… No.”

“…”

“Como dije, después de que la perdieron, Leila se apoderó de su cuerpo y murió. He podido verlo mirando su pasado, pero…”

“…”

“El espejo de la verdad contenía el alma de Yvonne, a la cual le quedaba muy poco para irse.”

Un débil suspiro salió de los labios del duque, fue entonces cuando me decidí a levantar lentamente la cabeza y enfrentarme a los rojizos ojos del duque. Él respiraba con dificultad, como si intentara dominar sus sentimientos, no podía imaginar el dolor y la miseria de un padre el cual pierde a su hija.

Viendo como reaccionaba me decidí no decirle al duque que Penélope vio como me adoptó, no hacía falta aumentar su dolor.

El duque, el cual estaba luchando contra sus emociones, preguntó con voz ronca.

“He oído que salvaste al marqués de Verdandi…”

El duque no debería saberlo, ¿cómo diablos se enteró? ¿Puede deberse al jaleo que montó Callisto?¿Cuántos más lo sabrían? Dios…

No reaccioné y escuché en silencio lo que me iba a pedir.

“Sé que no tengo vergüenza por decir esto, pero…”

“…”

Todavía se veía esperanza en los ojos del duque.

“Pero tal como salvaste al marqués de Verdandi… ¿No podrías hacer que Yvonne volviera también? ¿Eh?”

Era increíble que no me doliera ver a la cara del duque en este momento. ¿Es por qué esperaba que esto sucediera? Cuando Yvonne estaba en la casa, cuando era discriminada por ella y por los que la querían, tenía la sensación de que fuego caliente me llenaba la garganta. A lo mejor por eso ahora no sentía nada, aún tras entregar la noticia personalmente.

No… Tal vez… Simplemente estaba dispuesta a renunciar a todo el afecto que siempre había estado esperando.

“Eso es imposible, padre.”

El rostro del duque quedó distorsionado por mi implacable respuesta.

“Uh. ¿Por qué son los magos del palacio tan inútiles? Bueno… Puedes conseguir igualmente todo el apoyo del ducado…”

“Debido a que maté a Leila, el cuerpo de Yvonne también murió.”

“…”

“Así que puedes culparme.”

La boca de duque se cerró lentamente, mientras la triste realidad se convertía en una gran sombra y lo golpeaba de lleno. Lo miré secamente, no era de extrañar que el duque se pusiera de pie y me abofeteara, ya que la persona que mató a su hija estaba frente a él.

Me senté en silencio y esperé a que el duque tomara medidas contra mí, él cerró los ojos, tratando de controlar sus emociones y, al abrirlos no pude encontrar ningún signo de resentimiento en ellos.

“Yvonne… ¿Está bien?”

Sus ojos rojos me miraron, empapados de angustia.

“Padre, ¿estás llorando? ¿No me culpas?”

“… Hasta el final… Hasta el final siempre fui un mal padre, el padre que nunca la encontró. Soy un padre incompetente… Nunca supe que pasó con mi hija, ella está muerta y yo estoy vivo… ”

“Yvonne…”

Dije firmemente deteniendo las palabras del duque, el cual parecía a punto de colapsar.

“Yvonne está bien, padre.”

Yvonne no quería que su familia viviera con culpa por ella.

“Yvonne, a quien conocí, era una niña bonita y encantadora, tal vez como padre la recuerda.”

Recordando a Yvonne esos días, el duque se envolvió la cara con manos temblorosas.

“…”

“Ella no tenía ningún resentimiento hacia su padre y sus hermanos. Más bien…”

“…”

“Ella me pidió que te comunicara que estaría bien en el futuro, y que te ama mucho. Luego se fue.”

“Uh, a dónde… ¿A dónde se fue?”

El duque preguntó apresuradamente, bajando la mano que envolvía su rostro, tenía las manos húmedas, pero respondí fingiendo que no lo veía.

“… Al lugar donde mi padre quería que ella descansara en paz.”

Finalmente, el Duque lanzó su gemido y liberó los sentimientos que había soportado durante años.

“Uugh.”

Mi corazón se hundió al ver al duque boqueando desesperadamente su boca, mientras trataba de esconder sus lágrimas y, después de mucho tiempo, sacó un pañuelo de sus brazos e intentó controlar sus emociones.

A pesar de haber escuchado que su hija perdida estaba muerta, seguía siendo el cabeza de familia.

“Gracias por encontrar a Yvonne… Penélope.”

“…”

“Gracias a ti, ahora puedo ver a la cara a mi difunta mujer, gracias.”

Miré al duque con los ojos muy abiertos por la sorpresa, no me esperaba para nada ese giro de los acontecimientos.

“Padre…”

“…”

“Tú… ¿No estas molesto conmigo?”

“¿Cómo podría siquiera pensar en culparte?”

El duque se rio amargamente ante mi pregunta.

“No he tenido noticias suyas en muchos años, gasté un dineral en estafadores, pero ni siquiera podía saber si ella estaba viva o muerta…”

“…”

“Tú fuiste la única que me diste información de ella.”

Hizo contacto visual conmigo y repitió las mismas palabras.

“Gracias, Penélope. Eres una salvadora para mí.”

Una salvadora, ese comentario se sentía muy raro, preferiría escuchar que estaba enojado conmigo, ante esto, no sabía como reaccionar. Él seguramente tenía muchas más preguntas, pero lamentablemente no tenía nada más que decir.

“Tengo algo que pedirte.”

“¿El qué…?”

“Padre… No… Duque.”

Los ojos del duque volvieron a crecer lentamente al escucharme.

“He hecho todo lo que tenía que hacer aquí…”

Sé que no es la situación adecuada para decir esto, pero tengo que decirlo ya, porque si no es ahora, no tendré otra oportunidad.

“… Así que ahora solo quiero irme y hacer mi vida, por mi cuenta.”

———-

Aiiish, que penita el duque…

Penny ya ha dado los primeros pasos, esto tiene muy buena pinta. Los amantes de Eclise, ¿creéis que cuando Penny se vaya volverán a encontrarse? Ojalá y Eclise haya reflexionado y puedan tener una sana relación de amo-caballero. Nada me gustaría más.

Dado que mañana celebraremos el día de todos los Santos, voy a pasarme el día cocinando, así que voy a intentar traducir está noche, así os los subo por adelantado, ¡para que seáis conscientes si no veis un capítulo durante el día!

Miri

———-

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: