Saltar al contenido
I'm Reading A Book

✻DLHA✻ – Capítulo 2

Yo te ayudaré

“Necesito un hombre con quien pasar la noche. Quería buscar un lugar rápido dónde haya muchos de ellos, así que podrías decirme cómo encontrar un bar o algo así, porque no sé a dónde ir.”

Las cejas de él se estrecharon ante el comentario absurdo.

Se quitó la capa, encontró el escritorio con un pequeño paso y la colocó en la silla frente a él, deteniendo su movimiento y preguntando.

“… ¿Por qué necesitas a un hombre así?”

“Quiero vengarme de alguien a quien realmente odio”.

El ceño del hombre se estrechó ante las palabras de Karinne, y dejó de intentar determinar si las palabras que ella decía eran ciertas o no.

Como no tiene la vista, ha tenido que depender de otros sentidos para muchas cosas, pero por primera vez no sintió ninguna pretensión en su voz.

“… ¿Una pelea con alguien?”

Pensó que también podría ser una especie de represalia al hecho de que su pareja la hubiera engañado, y ella lo descubrió.

Pero él sabía mejor que nadie lo sucio y peligroso que era este barrio.

“Esa es una idea peligrosa. Si es por simple venganza, recomiendo buscar otro camino”.

“No, no tengo tiempo. Debo hacerlo hoy”.

Karinne dijo con voz ligera. No podía recordar cuántas veces tuvo conversaciones con alguien desconocido tan cómodamente de esta manera.

Ella pensó que era una suerte que su interlocutor no pudiera verla.

No importa qué preguntas le haga o lo que ella le diga, él no sabrá quién es.

“… ¿Es tan imprescindible?”

“…”

El hombre se mordió la boca.

“Oh, no dije que no te enseñaría a donde ir, porque te ayudaré como lo prometí. Tú me ayudaste, así que yo te ayudaré”.

Dijo el hombre mientras se quitaba la blusa, con un uniforme complejo grabado con un patrón de hilos de oro.

“Gracias”

Se acercó a ella, se quitó los puños de la camisa y se subió las mangas.

Era increíblemente preciso para alguien que no pudiera ver con sus ojos.

Los sentidos del hombre eran más sensibles que los de los demás, y no era difícil saber dónde estaba por el sonido de su respiración.

Estaba sentada en el alféizar de la ventana y miró al hombre que se acercaba, hasta estar a unos centímetros de su nariz. No había ni una sola expresión de duda en su rostro.

Su hombre le estiró el brazo y le puso una mano en la mejilla.

“¿Qué piensas de mí?”

“Ah…”

“¿No soy mejor que los hombres que puedes haber encontrado en cualquier otro lugar para satisfacerte?”

Karinne miró al hombre sin comprender.

Por supuesto, no creía que fuese algo malo. Porque este hombre tenía una apariencia muy hermosa.

“¿No eres ciego?”

“Incluso si no puedo verte, puedo hacerlo correctamente”.

Se apoyó en su cintura y besó los labios de ella, que habían sido entreabiertos en un instante. Sus ojos entrecerrados se abrieron ante la sensación nueva.

“¿Estás incómoda, o te asustaste?”

“… Bueno, no. Estoy bien. Continúa.”

En contestación a la sincera respuesta de Karinne, la mano del hombre bajó naturalmente y sostuvo su cintura con firmeza.

Ella, quien fue cubierta con un beso levemente áspero, arrugó los ojos, pero aceptó su beso en silencio.

“Relájate, así es como podrás dormir con un hombre”.

Dijo, inclinando la cabeza hacia Karinne, que estaba rígida e inmóvil.

Con una leve sonrisa, mordió levemente el labio inferior de ella.

“Si no le agrada algo, avíseme dónde sí, para arreglarlo”.

Karinne pensó por un momento, luego sonrió.

Le gustaba su hombre, que no podía verla, mucho más que tener que ir a algún otro lado para conocer a una persona extraña.

“Está bien. Lo haré…”

Cuando ella asintió con la cabeza en respuesta, él la acostó en la cama, sosteniendo su cuerpo.

Realmente no puede ver, ¿verdad?

Se mueve con sorprendente libertad. Por supuesto, eso significa que se ha acostumbrado a no ver.

※✻※∴※∴※✻※∴※∴※✻※

Aun así, quería preguntar si es verdad sus ojos son realmente ciegos.

El hombre, que al principio parecía obligado, repitió varias veces sus besos y caricias para ver si a ella le gustaba.

Estaba un poco incómoda, pero no era de extrañar que no le gustara, siendo su primera vez, así que parecía haberse calmado poco a poco.

Ella se dijo: ‘No tengo un horario de salidas para banquetes por un tiempo, así que, para entonces le voy a tener una gran sorpresa’.

Karinne se levantó silenciosamente de la cama, su compañero seguía durmiendo abrazado junto a ella. Fue literalmente un escape que le todo toda la noche hasta la mañana.

El hombre no podía ver correctamente su rostro, por lo que no habría ruido al irse, lo de hoy fue solo un escape silencioso de una noche.

Karinne se volvió a poner la ropa y la capa después de asearse, revisó su imagen en el espejo una última vez.

Tal vez fue porque el hombre estaba cansado que durmió profundamente durante todo ese tiempo y no se despertó.

Fue suerte para Karinne.

Finalmente dejó la posada.

Después de conseguir un carruaje adecuado, bajó a la mansión, les pagó a los guardias la tarifa por su silencio y entró a la mansión.

Afortunadamente, era muy temprano en la mañana, por lo que todos, excepto los guardias, parecían estar dormidos.

Karinne bajó sigilosamente al sótano.

El Vizconde de Tyrian le dio directamente la habitación estrecha del piso subterráneo. Incluso si era un sótano, ni siquiera tenía un baño con bañera, pero había un espacio para lavarse.

Se lavó el cuerpo con el agua fría a la que ahora estaba acostumbrada y se acostó en su cama crujiente.

A la mañana siguiente, el Vizconde de Tyrian estaría furioso y bajaría enfurecido, pero no lo sabía. No contaba con su venganza.

El Vizconde de Tyrian era un hombre muy inconsciente.

Por eso, naturalmente, nació una niña, y esa fue Karinne.

De hecho, es increíble que el Vizconde Tyrian tenga solo un hijo bastardo. No sabía qué más podía haber hecho entre bastidores, con otras mujeres de la calle.

En cualquier caso, la madre de Karinne no pudo soportar sus dificultades monetarias como madre soltera y la vendió a su padre, el Vizconde Tyrian.

Desde el punto de vista de su madre, parece haber querido ganar su propio dinero y hacer que su hija creciera en un entorno un poco mejor, pero estaba más dispuesta en aceptar tener y luego sacar provecho de la descendencia del Vizconde Tyrian que tuvo por origen desconocido.

Había una razón válida. Esto se debe a que la apariencia de Karinne ha sido sobresaliente desde que era una niña.

Su cabello blanco plateado y sus ojos amarillos de bestia fueron heredados de su madre.

Por eso aceptó a Karinne como su hija tardía.

El Vizconde de Tyrian quería una hija para orquestar un matrimonio concertado, por lo que dijo a la sociedad que desafortunadamente no habían podido tener hijos, y adoptó a su hija.

Cuando ella tuviera la edad correcta, la usaría como su tarjeta de matrimonio a grandes ganancias.

Era una basura humana que veía incluso a sus hijos como garantía para el comercio.

Karinne fue privada de su libertad y tuvo que hacer lo que le mandaran, si quería tener su comida básica, ropa y refugio asegurados.

Deseaba que las habilidades de Karinne fueran exaltadas. Por lo que eventualmente le enseñó mucho a ella de conocimiento general.

Sin embargo, ella pasaba la mayor parte de su tiempo en el sótano, por lo que le faltaba tener el sentido común básico.

Podía hablar de la historia del Imperio, pero no tenía idea de cuánto costaba la posada por día, cuánto costaba una manzana o de qué época del año provenían las uvas.

A Karinne no le gustaba el Vizconde de Tyrian.

No le agradaba que él no enviara a su madre de regreso y la encerrara en un cuarto oscuro, y no le agradaba su madre, que siempre le impedía huir para finalmente morir a manos de ese hombre.

Este era su plan para frustrar la ambición del Vizconde.

Ella había hecho suficiente, todo cuanto pudo para asegurarlo. Ahora vería la prueba de si mi suerte es buena o no.

A partir de hoy, el Vizconde de Tyrian probablemente le impondrá un toque de queda por un tiempo.

También estaba claro que sería encarcelada como castigo por su arrogancia al escaparse bajo sus narices. Así que no habrá otra posibilidad ahora.

Ojalá tuviera un hijo.

Ella se quedó a la pura suerte.

Si tenía suerte, será un éxito, y si fallaba, cambiaría para siempre de dueño con la misma correa, para convertirse en la mascota de alguien.

Sabía que era un deseo egoísta.

Incluso pensando en eso, era un poco extraño. Querer ser madre bajo tales condiciones.

Aun así, no había otra forma de vivir.

Porque ya era una mascota enjaulada y no podía hacer nada para cambiarlo.

Sin embargo, no habría nada más devastador para el Vizconde de Tyrian que ella tuviera un hijo.

Él, que ha dedicado más de diez años a perfeccionarla según sus estándares. Para aumentar su valor y hacerla obtener un matrimonio en las mejores condiciones.

Pero lo lograría, se mostrará arruinada frente a sus ojos.

Ni siquiera podía imaginar lo estimulante que sería aquello.

Karinne jadeó de emoción.

“… Dime, ¿cómo te llamas?”

Preguntó aquel hombre con alegría de escucharla gemir de satisfacción.

Por supuesto, ella fingió no escucharlo y no respondió. Nunca había escuchado una voz tan amigable susurrarle.

‘Está bien.’

Me gustó el toque suave, él en todo momento trató de tocarla con más cuidado que cualquier otra cosa a pesar de la situación ambigua que los rodeaba.

Siempre pensé que la mano de un hombre existe solo para oprimir, forzar y golpear a alguien. Me gustó la mano que me acariciaba la nuca, la cara, el cuerpo.

Aunque creo que mantendré esto solo como un grato sueño.

Después de un largo bostezo, Karinne cerró los ojos y luego llegó el día.

※✻※∴※∴※✻※∴※∴※✻※

¡Bang, bang! ¡Clack!

Llamaron con fuerza a la puerta de hierro y luego, con un traqueteo, la luz se filtró al sótano.

Karinne abrió los ojos acostumbrados al espacio lúgubre con rostro somnoliento.

“¡Te has vuelto loca estos días!”

“¡Maldita sea!”

¡Slam!

Abrió los ojos con un gemido cubierto de dolor.

Me agaché por reflejo, pero gracias a eso, la parte que me golpeó estaba cerca del vientre, y el dolor se multiplicó aún más.

Es reconfortante dormir mirando a la pared. De lo contrario, me hubieran azotado en la cara o en el estómago desde temprano en la mañana.

Lo esperaba con rudeza, pero el impacto repentino mientras dormía fue doloroso.

“Demasiado suave… “

Karinne se mordió el labio inferior con fuerza. El dolor, que la golpeó implacablemente, le impidió llorar.

Porque ella es muy consciente de que llorar solo estimulaba sus tendencias sádicas.

Anterior Traducciones Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: