La villana voltea el reloj de arena, Parte VI

Había una desconocida superstición de que si un hombre siempre llevaba el pañuelo dado de una hija o esposa por primera vez, él sería capaz de vivir mucho tiempo sin una enfermedad. El Conde aún no había recibido un pañuelo como regalo de Mielle, por lo que si Aria le regalaba uno, tendría que llevarlo toda su vida. Aunque Aria no era hija biológica del Conde, la verdad era que aún así era una hija.

Por lo que recordaba, era en el tiempo que Mielle tenía 15 años que le obsequio un pañuelo bordado al Conde. Le tomó mucho tiempo aprender el bordado, porque sus manos eran inesperadamente lentas, y Mielle era una perfeccionista, así que tomó más tiempo para ella lograr un nivel de bordado para su satisfacción.

‘Por lo tanto, incluso si ella comienza ahora, aún le llevaría mucho tiempo.’

No sólo eso, Aria tenía una maestra confiable llamada Sarah a su lado. Si las cosas no salen bien, recurriría a pedirle a Sara hacer uno en su lugar.

Dado que sus habilidades de bordado aún no se conocían en el mundo, sería excelente para dar el primero. Si ella fuera a dar tan significante pañuelo, podría ser que Mielle sería incapaz de regalarle a el Conde para el resto de su vida ya que siempre se compararía con el otro.

***

Aria no le dijo a nadie el hecho de que estaba aprendiendo a bordar por Sarah.

Ella también había pedido a su maestra, Sarah, que lo mantuviera en secreto. Si alguien fuera a averiguarlo, naturalmente, iría a oídos de Mielle, y ella, a su vez, podría comenzar a aprender a bordar.

No importa qué tan desastroso fuera el bordado de Mielle, no sería ideal si ambas comenzaban a aprender al mismo tiempo. No sólo eso, si el Conde sabía que Mielle había empezado a aprender a bordar, también existía la posibilidad de que no aceptara el pañuelo de Aria. Era natural que un padre preferiría recibir el pañuelo de su hija biológica sobre uno de una hija que había aparecido de repente una noche.

Afortunadamente, la única persona que frecuentaba el cuarto de Aria era Jessie, y como no había mucho que hacer para que Aria necesitara llamar a sus criadas, había una baja probabilidad de que la descubrieran. Mielle sólo asignaría una criada suya a Aria cuando cumpliera quince, por lo que Aria tenía un poco de tiempo libre para ella.

A partir de entonces, Aria comenzó a practicar su bordado en su tiempo libre. Ya sea que también fuera un regalo dado por Dios, junto con su reencarnación, fue capaz pronto de crear un bonito bordado, aunque no al nivel de Sarah. Incluso se admiraba a sí misma por ser capaz de hacer mucho con esas lindas, pequeños manos.

En solo unos pocos días, Aria fue capaz de hacer un pañuelo bordado con un lindo conejo, y se lo presentó a Sara, como un regalo. Sarah, sosteniendo el pañuelo, se conmovió tanto que incluso se sonrojó.

-“Ahora, no deberías tener problemas para bordar el escudo familiar.”
-“¿De verdad? Entonces, ¿sería posible para que me ayudes, maestra? Quiero observar y seguirte.”

-“Por supuesto. Entonces, ¿deberíamos posponer la clase y hacer algo de bordado?”

Aria saco la seda de alta calidad que había recibido de la Condesa. Lo había mantenido en secreto a todos, pero le había informado en secreto a su madre. Al oír este sorprendente plan de de una niña de catorce años de edad, los ojos de la condesa brillaban mientras sonreía en apoyo.

-“Por supuesto! Haz tanto como gustes. ¡Esa es una gran idea!”

Ella estaba satisfecha con su posición actual, pero incluso entonces, ella continuó trabajando duro para guiar a Aria. Su madre no daba un apoyo activo ya que ella no pedía mucho, pero la Condesa le ayudaba cuando lo necesitaba. Eso era al menos un punto agradable sobre ella.

-“Esta es muy buena seda.”

-“Es para un pañuelo que haré haciendo para mi padre.”

¡Que adorable! Sarah fue asaltada por el impulso de acariciar la cabeza de Aria cuando la vio sonrojarse mientras respondía. Cuando Aria se dio cuenta de que la mano de Sarah se había detenido en el aire, sonrió, diciendo: “Maestra, por favor, acaricia mi cabeza y elogiame,” y esa gracia provocó a Sarah a acariciar con cuidado la cabeza.

La cara de Sarah daba entender que ella estaba siendo muy irrespetuosa, pero Aria tenia cariño por Sarah era más amorosa y cuidadosa con ella. Agradeciendo que ella todavía era una niña, continuó frotando su cabeza bajo las manos de Sarah. Esperaba que Sarah continuara amándola como a un niño durante mucho tiempo.

***

No pasó mucho tiempo antes de que ella fuese capaz de coser un escudo familiar pequeño en la esquina del pañuelo, y eso era debido al hecho de que tenía una buena maestra. Sarah ayudó a ajustar y modificar las partes difíciles del proceso.

El pañuelo negro bordado con un lirio plateado, simbolizaba el escudo de la familia, fue tan bien hecho que habría sido vendido a un alto precio en el mercado. Aria dobló el pañuelo terminado, lo guardó en un cajón, y le pidió ayuda a Sarah, diciendo que iba a bordar otro.

-“¿Que forma?”

-“Una rosa.”

-“¿Una rosa …?”

Una rosa era el sello del Duque de Frederick. Con pétalos de oro, era también el símbolo del linaje directo a la familia real.

Aria sacó un pañuelo rojo e hilo de oro. Un poco preocupada después de ver a Aria com una sonrisa brillante mientras se los entregaba a ella, Sarah preguntó, “¿Sabes el significado de las rosas de oro?”

-“Sí. Son el escudo del Duque de Frederick.”

Y su heredero sería el amor no correspondido de Mielle en el futuro.

En el pasado, los dos habían conectado. Aria repaso sus recuerdos, pero no pudo llegar a la respuesta. Recordó que se habían comprometido, pero no podía recordar si se habían casado. El propósito de Aria era dar el pañuelo al sucesor del duque actual antes que Mielle, un pañuelo con el escudo de su familia.

Si él no lo aceptaría, no habría ninguna razón para preguntarse por qué. Debido a que el objetivo no era si aceptaba o no, sino más bien, el acto de darle a él. Era lo que Mielle había hecho en el pasado.

Ella sabía muy bien que a él no le gustaría a causa de un pañuelo. El pañuelo simplemente actuaría como un catalizador. Podría parecer como un acto insignificante, pero definitivamente abriría la puerta para el diálogo. En general, Aria tenía mayores habilidades que su bordado, así que era un método de crear una oportunidad para ella.

Sarah dudaba en responder a la respuesta alegre y sencilla de Aria. Aunque la rosa de Frederick en sí era de uso frecuente debido a su belleza y como un acto de respeto a su autoridad, la situación cambiaría para una joven aristocrática soltera.

Eso no fue sólo por el pañuelo. Además, la hermana menor de Aria, Mielle, podría tener vínculos con el sucesor. Ella tenía que ser más cuidadosa del comportamiento de Aria que cualquier otra persona.

Por supuesto, sería dado que Aria estaría atrapada en el chisme, aunque no haya sido intencionado. Actualmente Aria ya era alguien que era objeto de malos rumores sin fundamento. Si Aria le daba al sucesor el pañuelo bordado con una rosa, seguramente sería abrumada por el chisme, hasta el punto de que no sería capaz de salir.

‘Ella es una niña demasiado bonita y amable para eso …’

Sarah pensó que se le iba a romper el corazón y tendría noches de insomnio si fuera a ver a una niña brillante y bonita estar sujetos a tal sufrimiento.

Cuando la conoció, Sarah había pensado que Aria se convertiría en una gran joven dama que se deslizaría a través de la sociedad con gran influencia, pero ahora, las cosas eran diferentes. No podía imaginar que una niña tan inocente y amable sobreviviera en una aterradora, espantosa guarida.

Sarah agarró las manos de Aria, y esos brillantes, ojos puros alzaron la vista hacia Sarah. Fue muy surrealista pensar que unos ojos tan puros podrían pasar por grandes dificultades a manos de la sucia, la sociedad llena de mugre.

3 respuestas a «La villana voltea el reloj de arena, Parte VI»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *